“Altos estándares internacionales y compatible con la preservación de la biodiversidad”

5 junio, 2018

En el Día Mundial del Medio Ambiente, compartimos un artículo sobre el proyecto Dominga publicado hoy en el diario El Día.

Pocas iniciativas en Chile han generado más controversia y escrutinio que el proyecto minero Dominga. Es por eso que, cuando a fines de abril pasado el Primer Tribunal Ambiental, con sede en Antofagasta, resolvió acoger el recurso de reclamación presentado por la empresa Andes Iron en contra de la decisión del Comité de Ministros que en agosto rechazó el permiso ambiental del proyecto minero portuario Dominga, y ordenó “retrotraer el procedimiento de evaluación ambiental a la etapa posterior al Informe Consolidado de Evaluación, de manera tal que se proceda en una nueva votación – esta vez ajustada a derecho de parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo”, se ha reabierto con intensidad el debate en los círculos políticos, académicos, ambientalistas, pero por sobre todo en La Higuera, comuna donde se emplazará el proyecto, de ser finalmente aprobado.

Dominga es un proyecto integrado de mina y puerto que contempla la producción anual de 12 millones de toneladas de concentrado de hierro y 150.000 toneladas de concentrado de cobre, como subproducto. La inversión es de US$2.500 millones y su vida útil proyectada es de 26,5 años. Se estima que creará 10.000 puestos de trabajo directos durante su construcción y 1.450 en operación, cifras que se elevan significativamente si se considera que por cada empleo directo se generan unos 2,5 empleos.

Por la importancia productiva que tiene un proyecto de esta envergadura para la Región de Coquimbo, pero fundamentalmente porque se emplazaría en una zona que se caracteriza por su alta biodiversidad, a solo 30 kilómetros de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt y en un área declarada recientemente Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos (aunque no ha delimitado específicamente la zona que gozará de dicha calidad), es que resulta fundamental conocer los principales aspectos de la gestión ambiental que contempla el proyecto Dominga.

Al respecto, Iván Garrido, Presidente Ejecutivo Andes Iron, explicó que “la propuesta ambiental de Dominga responde a los más altos estándares vigentes a nivel mundial y es un Proyecto totalmente compatible con la preservación de la rica biodiversidad del entorno que lo acoge. Nuestro compromiso es que el ecosistema medioambiental de la región sea más robusto, diverso y protegido que antes de nuestra presencia.” Entre los compromisos medioambientales de Dominga destacan: mitigar, reparar y compensar todos nuestros potenciales impactos, más allá de los mínimos legales y de los compromisos adquiridos con la institucionalidad ambiental; crear un Centro de Investigación Científica con una administración independiente, autónoma y vinculante que permita elevar los estándares en el cuidado y manejo de la biodiversidad marina de la región de Coquimbo; cuidar y proteger los recursos bentónicos que son sustento para numerosos pescadores artesanales de la zona; invertir y generar inversión para que las actuales zonas y especies protegidas de la región estén más y mejor protegidas que antes de nuestra presencia; ser un factor decisivo para frenar el grave proceso de desertificación que vive la región; y mediar y compensar nuestra huella de carbono, así como establecer un alto estándar en relación a emisiones de efecto invernadero para toda nuestra cadena de valor y proveedores.

El ejecutivo destacó que Dominga será el primer proyecto minero de la región, y el segundo en Chile, en utilizar 100% agua de mar en todos sus procesos, lo que permitirá entregar agua para el consumo humano de la comuna de La Higuera y contribuirá a solucionar la escasez hídrica regional. Además, será el primer proyecto de gran minería en la región en utilizar la nueva tecnología de relave espesado, que permite reutilizar el 80% del agua, usa un 30% menos de superficie que un tranque tradicional, emite 40 veces menos material particulado y da estabilidad sísmica.

Fuente: Diario El Día