Vegetación, flora y fauna

Como medidas de compensación y mitigación, Dominga propone un Plan de Gestión Integrada de la Biodiversidad para la conservación de la vegetación, flora y fauna terrestres, que se materializará en una superficie de 7.625 hectáreas. El plan considera la revegetación con especies nativas, algunas de ellas consideradas patrimonio natural y que están en categoría de Peligro Crítico.

Para la fauna terrestre, como el guanaco y el loro tricahue, que están en categoría Vulnerable, el proyecto propone en el caso del guanaco, la creación de un área de protección, monitoreo, seguimiento satelital de individuos y un estudio genético, y para el loro tricahue un programa para recuperar las loreras abandonadas y vigilar las loreras de importancia regional.